Según los especialistas, los deportistas son más propensos a sufrir procesos infecciosos que afectan a las vías respiratorias, al aparato gastrointestinal, la piel y los tejidos subcutáneos. Esto tiene fácil explicación, ya que el contacto físico entre deportistas, las condiciones de canchas y terrenos de juego, y la humedad y las bajas temperaturas que soportan los deportistas que practican su actividad al aire libre durante los meses más fríos, hacen que el sistema inmunológico deba trabajar al máximo y no siempre las defensas puedan contra los agentes infecciosos. Una de esas infecciones más comunes es la neumonía.
En AXA Health Keeper encontrarás especialistas en neumológía que pueden tratar tu caso concreto. Conócelos registrándote aquí.

¿Qué es una neumonía?

Es una infección de los pulmones, producida bien por bacterias, por virus e incluso por hongos.
Las neumonías más frecuentes en adultos sanos, que practican deporte al aire libre son las producidas por bacterias (Neumococo).
El contagio puede venir a través del aire que respiramos y que esté infectado, o bien a través del contacto con alimentos, secreciones u objetos previamente infectados.
Las afecciones de garganta o de vías altas, pueden ser un factor determinante, pues si no se curan adecuadamente pueden terminan produciendo una sobreinfección a nivel pulmonar.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?

  • Tos con mucosidad y dolor en el pecho.
  • Fiebre.
  • Decaimiento general, escalofríos, temblores.
  • Disnea, o dificultad para respirar, o respiración superficial.
  • Dolor de cabeza.
  • Inapetencia.

¿Cuál debe ser el tratamiento?

Recuerda que siempre deberás consultar con tu médico y nunca automedicarte.
En casos graves, o personas muy jóvenes o ancianas, se precisa hospitalización y en ese caso se trataría con oxigenoterapia para mejorar la ventilación, y antibióticos por vía intravenosa salvo en el caso de que sea de origen viral.
Si no precisas hospitalización:

  • Deberás tomar antibiótico, en las dosis prescritas y durante todo el tiempo que se considere necesario.
  • Deberás tomar otros medicamentos para mejorar los síntomas tales como: antitérmicos para la fiebre, antitusivos para la tos, y expectorantes para los mocos.
  • Toma muchos líquidos, como zumos de cítricos, sopas, purés e infusiones.
  • Suspende el tabaco y el alcohol por completo.
  • Descongestiónate la nariz con suero fisiológico.
  • Humidifica el ambiente de tu dormitorio para poder eliminar mejor la mucosidad.
  • Procura estar en reposo relativo, ya sea en cama o en el sofá. No hagas esfuerzos hasta que te encuentres con suficientes fuerzas.

¿Cómo puedes prevenir el contagio?

  • Lávate la manos con frecuencia, tanto al tratar alimentos, como tras estornudar, toser, sonarte la nariz o tocar a personas enfermas.
  • Abrígate y desabrígate las veces que haga falta. Tan malo es pasar frío como sudar.
  • Cuida la ropa que llevas al hacer deporte. Cambia de calzado y de ropa rápidamente si te mojas.
  • Fortalece las defensas con una alimentación equilibrada. Toma mucha vitamina C.

Deporte y neumonía

  1. Disminuye la intensidad los primeros días. Si corrías una hora, no pases de 20 minutos, y si te cuesta respirar comienza antes caminando.
  2. Cuando al caminar no te fatigues comienza con el trote muy suave.
  3. Ve aumentando el ritmo muy poco a poco.
  4. Haz fisioterapia respiratoria: respira profundamente varias veces durante el calentamiento, por la nariz, aguanta la respiración y suelta el aire poco a poco como si soplaras. Infla globos, o sopla velas a una distancia de un metro para aumentar la capacidad pulmonar y fortalecer los músculos de la caja torácica. Aguanta en apnea unos segundos para aumentar la presión en la vías.
  5. Cuando estés al 80% de tu nivel habitual, podrás empezar con tu rutina de actividad como siempre.

Por supuesto, el médico deberá realizarte un seguimiento, así que consúltale todas las dudas.
En AXA Health Keeper encontrarás gimnasios y entrenadores que te ayudarán a ponerte de nuevo en forma.