¿Quién no se ha quedado alguna vez afónico? ¿O ha sufrido una ronquera que transformó su voz angelical en la de un cazallero? La afonía es uno de los problemas de la voz más frecuente y que en muchas ocasiones se debe a una falta de cuidado por nuestra parte. ¿Quieres saber más? Te ofrecemos remedios caseros para la afonía.
En AXA Health Keeper encontrarás profesionales que cuidarán de tu garganta y nariz, para que no sufras estos problemas. Regístrate y conócelos.

Problemas frecuentes de la voz.

La voz es importante porque forma parte de nuestra personalidad y es imprescindible para comunicarnos. Aún hoy en día, en la era de la comunicación digital, la pérdida de la voz puede llegar a ser un problema social importante.
Los problemas más frecuente en la voz son:

  • Afonía.
  • Ronquera.
  • Nódulos en las cuerdas vocales.
  • Pólipos en la garganta.
  • Reflujo gastroesofágico.
  • Cáncer de laringe.
  • Laringitis aguda o crónica.
  • Paresias en cuerdas vocales.

9 de cada 10 personas sufren, a lo largo de su vida, afonía y ronquera.
Afonía hace referencia a la pérdida completa de voz y ronquera es más bien una cambio en la voz que se vuelve más grave y opaca.
Además del problema concreto sobre la voz, una afonía y una ronquera se pueden acompañar de dolor de garganta, picazón, carraspera, ardor, tos y si existe una enfermedad de bases, fiebre, mucosidad y malestar general.
Las causas o factores de riesgo que favorecen la aparición de la afonía son:

  • Uso indebido de la voz. En especial gritar o susurrar, que produce una irritación de las mucosas.
  • Enfermedades de vías altas que producen mucosidad e irritación como faringitis, laringitis, amigdalitis…
  • Ambientes con mucho humo o contaminados, que secan la garganta y favorecen el picor.
  • Ambientes muy calurosos, donde la falta de humedad y la dilatación de las cuerdas impiden la salida del aire de forma limpia.
  • Frío importante, que contrae las cuerdas y los tejidos blandos.
  • Respirar por la boca, que impide que el aire se caliente y la contaminación entra directamente a la garganta.
  • Ruido excesivo que hace que forcemos la voz al hablar.
  • Estrés, ansiedad o ira, que produce una contracción de la laringe y promueve que gritemos más.
  • Manipulaciones de la garganta por una intubación por cirugía.
  • O simplemente no callar. Ya sea por trabajo o por ocio. 😉

Remedios naturales para curar la afoníaafonía y ronquera. remedios

  • Te de limón con miel. El limón es antiséptico y la miel funciona como antihistamínico.
  • Agua caliente con limón. Nada más levantarte. Sus propiedades antisépticas y la vitamina C protegerán tu garganta.
  • Jarabe de azúcar y cebolla. Hierve la cebolla y añade azúcar al caldo. Tiene propiedades antibacterianas y calma la tos por la noche.
  • Jengibre. Es muy popular para las afecciones de garganta por ser antiinflamatorio. En infusión o rallado.
  • Gárgaras con agua con sal. El agua debe estar tibia. Es un remedio antiinflamatorio y la sal es antiséptica.
  • Gárgaras con limón y bicarbonato. El remedio de la abuela. Como hemos dicho el limón es antiséptico y el bicarbonato elimina bacteria y refresca el aliento.

Cuidados para la garganta y cuerdas vocales.

  1. No bebas bebidas muy frías o muy calientes. Así no dañarás las mucosas.
  2. No bebas alcohol en exceso. Las bebidas alcohólicas secan e irritan la laringe.
  3. No fumes. El humo del tabaco quema los tejidos y produce lesiones en las paredes.
  4. No alces la voz. Procura defender tus argumentos sin necesidad de gritar.
  5. Respira por la nariz. Si sales a hacer deporte, colócate un buff para que si respiras por la boca el aire entre caliente.
  6. Mientras duermes, el cuerpo recupera las fibras musculares y las células se regeneran, cuidando también la laringe y las cuerdas vocales.
  7. Evita estar en lugares cerrados y/o contaminados.
  8. Bebe muchos líquidos para mantener las mucosas hidratadas y si acumulas mucosidad puedas expulsarla sin hacerte daño con la tos y el carraspeo.
  9. Si tienes ronqueras frecuentes en primavera consulta a tu alergólogo. Es posible que te afecte la floración.
  10. En invierno es frecuente que los aires acondicionados, la calefacción excesiva y el polvo irrite tu garganta. Por ello procura humidificar también el ambiente, con recipientes en los radiadores o aparatos de vapor.

Si trabajas con la voz pregunta a un profesional para cuidarla de forma exhaustiva. Los procesos de afonía recurrentes pueden dejar secuelas que no se puedan curar. Por eso en AXA Health Keeper nos gusta enseñarte a prevenir problemas futuros.