Te explicamos cuáles son las causas, los síntomas y el tratamiento de esta intoxicación alimentaria, para poder prevenirla en el futuro.
En AXA Health Keeper tienes especialistas en digestivo que podrán diagnosticarte y tratarte si sufres alguna enfermedades. Regístrate y visítalos.

Salmonelosis. Agente causal

La salmonelosis es una enfermedad de transmisión alimentaria, muy frecuente en verano, causada por la bacteria salmonela, que puede producir náuseas, vómitos y diarrea.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que esta infección afecta anualmente a decenas de millones de personas de todo el mundo, siendo en la mayoría de los casos, de escasa gravedad.

Causas de la salmonelosis

Normalmente, se contrae la salmonelosis a través del consumo de alimentos contaminados de origen animal (principalmente huevos, carne, aves de corral y leche), aunque también puede haber otros alimentos se hayan infectado, como hortalizas contaminadas por estiércol.
Y es que las bacterias salmonelas están presentes en animales domésticos y salvajes, y pueden perdurar en animales comestibles como las aves de corral, los porcinos y vacunos.
De este modo, los factores de riesgo para el contagio son:

-Consumir pavo, pollo, huevos (o salsas que lo contengan en crudo) no suficientemente cocinados.

-Mezclar alimentos contaminados con otros que se consumirán en crudo.

-Manipular alimentos sin lavarse las manos tras ir al baño.

Síntomas de salmonelosis

Generalmente, los síntomas empiezan a manifestarse entre 8 y 48 horas después de haber ingerido la salmonela, y la enfermedad dura entre 2 y 7 días.

– Náuseas y/o vómitos

– Fiebre, que puede durar 2 o 3 días

– Diarrea, que puede ser acuosa o sanguinolenta y que puede durar de 4 a 10 días.

– Dolor abdominal

La Fundación Española del Aparato Digestivo recomienda acudir al médico de cabecera cuando se siente dolor abdominal severo, si no se puede comer ni beber, hay sangre en vómitos o en heces o si se tiene fiebre de más de 38ºC.

Tratamiento de la salmonelosis

La mayoría de veces la salmonelosis desaparece por sí sola, sin necesidad de tratamiento. No obstante, en lactantes, ancianos y personas inmunodeprimidas la deshidratación causada puede poner en riesgo su vida.
Si es paciente de riesgo, el médico puede prescribirle antibióticos y, en caso de agravamiento, subministrar estos fármacos por vía intravenosa en el hospital.
Aún así, hay algunas acciones que podemos hacer para aliviar los síntomas:

– Beber abundantes líquidos: esto mantendrá el cuerpo protegido ante la deshidratación producida por la diarrea y los vómitos.

– Comer ligero: es conveniente ingerir comidas poco copiosas y exentas de grasas.

– Reposar: es aconsejable descansar todo el tiempo que sea necesario.

Salmonelosis. Prevención

Podemos disminuir las probabilidades de contraer o contagiar la infección a otras personas, si tenemos en cuenta algunas consideraciones:

  1. Lávate las manos después de cambiar pañales, ir al baño, sonarte la nariz, tocar animales o sacar la basura
  1. Quédate en casa (sin ir al colegio o al trabajo) si estás enfermo
  1. Presta atención a los alimentos que consumes:

– No bebas leche sin pasteurizar

– Lava bien las frutas y hortalizas antes de comerlas

– Mantén la temperatura de la nevera por debajo de los 4,4ºC y el congelador,  de -18ºC

– Cocina bien carnes y pescados, así como los huevos (cuando la yema esté cuajada)

– Limpia manos, cuchillos y otros utensilios de cocina si han estado en contacto con alimentos crudos.